Son incontables las veces que hemos oído hablar de la estrategia como la clave del éxito publicitario y es posible que sea una de las muchas claves para que una campaña cumpla las expectativas del cliente y cumpla los resultados esperados. ¿Pero realmente es la planificación estratégica la que lidera el éxito publicitario?

La elaboración de estrategias es un proceso que sirve para todos, tanto para departamentos de grandes compañías o multinacionales como para pequeñas empresas que se abren al mundo de la publicidad. Con una buena estrategia seguida de un conjunto de acciones coherentes a ésta abrimos un camino que con el esfuerzo y dedicación de expertos de diferentes áreas puede dar buenos resultados. Al planificar una estrategia, no se debería hacer predicciones de futuro, sino que lo ideal consiste en tomar las decisiones pertinentes para que ese futuro ocurra, es decir, se trata de establecer una línea de propósitos y actuar en consecuencia. Aun así,la incertidumbre hacia el éxito publicitario en los tiempos que corren, hace que nos preguntamos otra vez si es aún la planificación estratégica la mejor forma de diseñar la publicidad. Naturalmente es una forma óptima para diseñar publicidad pero si abrimos bien los ojos, nos damos cuenta que es el pensamiento estratégico el que puede originar las mejores ideas y por consiguiente, las mejores campañas.

Este tipo de pensamiento es fruto de las experiencias (no sólo en el campo de la publicidad sino en muchas áreas distintas de las cuales nos podemos enriquecer), de la variedad de ideas y también de la investigación. Pensar estratégicamente consiste en sintetizar todo lo que sabemos en una misión determinada que la empresa quiere alcanzar. Actualmente, no sólo se trata de hallar la opción correcta, sino de ampliar el rango de opciones que vamos a considerar, y para hacerlo se necesitan dos ingredientes fundamentales: la creatividad y la intuición, ya que las ideas pueden surgir en cualquier momento y lugar, no siempre en medio de un proceso de planificación estratégica ya establecido. Así que, la planificación estratégica la podemos entender ahora como un procedimiento analítico a la vez que necesario en la definición de las campañas publicitarias pero es el pensamiento estratégico el que sintetiza las mejores ideas y consigue dar como resultado una visión integrada de la empresa.

Cristina Formosa.